Relaciones ocasionales

El 27 de diciembre, en Europa Press Oviedo se pudo leer: “El 33,3% de los asturianos que mantuvieron relacionales ocasionales en el último año no utilizaron anticonceptivos”.
“Practicar sexo de manera ocasional” no me parece una definición muy exacta. Pero lo grave llega después, cuando afirma: “pone de manifiesto que un 44,2% ha utilizado siempre un método barrera para evitar una Infección de Transmisión Sexual (ITS)”. La confusión es seria pues los conocidos como métodos barrera no son todos considerados eficaces para la prevención de las enfermedades de transmisión sexual, es más, sólo los preservativos lo son.
Si vamos a la fuente de información que es, según el artículo, la Encuesta de Salud de Asturias, para sorpresa, vemos que el error sobre los métodos barrera y la asunción de que todos ellos sirven para evitar enfermedades de transmisión sexual, está de allí recogido. Parece que la encuesta es de 2012 y en diciembre de 2014 se hace un informe sobre vida sexual, cosa interesante. No es menos cierto que en dicho informe también se es más preciso con el concepto de “sexo ocasional” y en el mismo se utiliza la idea de relación sexual con pareja no estable.
No distinguir bien sobre qué se está hablando lleva a lo que parece otro error de bulto. En el informe dice que de las personas que tuvieron relaciones sexuales con penetración el año anterior a la recogida de datos, un 5,8% utilizó la píldora del día después. Y matiza que es sólo un porcentaje sobre las personas que contestaron a la pregunta, con lo que se puede intuir que un número cuanto menos significativo no la contestó aunque no se den detalles. Pero, si tomamos el artículo de Europa Press, cabe interpretar que ese 5,8% es sobre las personas que mantuvieron “este tipo de relación”, y todo indica que se refiere a “relaciones ocasionales”, pues no aclara otra cosa. Un error de interpretación de la fuente que no puede pasar desapercibido.
En fin, como tantas veces ocurre, disparar datos sin más no ofrece una información de calidad o útil. Ni mucho menos una información cierta y cuando pretendes que, además, esta encaje con juicios previos de quien escribe o las líneas que te marcan ya sean desde la política en el caso de la investigación o del medio para el que trabajas, cometes errores graves. El de mezclar los métodos barrera, los anticonceptivos y la prevención de enfermedades de transmisión sexual, sin dejar claras las cosas, es de los errores graves desde la perspectiva de la salud pública.