Estamos como para pedir un día

Eso me dijo un vecino al coincidir en el ascensor y comentar los golpes por las obras que se escuchaban en todo el edificio. Hay que cambiar cañerías y la parte final de cada cambio tiene que ser en casa de uno, por lo que alguien tiene que estar para abrir la puerta, es decir, si trabajas, pedirte un día. No lo conozco de nada, ni siquiera baja a las reuniones de vecinos, me sorprendió que con esa simple frase me explicara con tanta claridad cómo siente que es su situación laboral. Pero pensándolo, es sorprendente que las cosas estén tan complicadas en los entornos laborales que diera por sentado que yo lo entendería, cuando bien podría ser un optimista al estilo Rajoy y haberle hablado de las cifras de la economía y la recuperación. Sí -le habría dicho- pero la economía está mejorando y ya andamos por datos cercanos a antes de que empezara la crisis, hace lo menos 11 años.

Una amiga está bastante enfadada y buscando trabajo porque después de jornada tras jornada de 13 horas, ahora no le conceden unos días de vacaciones; resulta que sigue habiendo algo urgente que hacer. Otra me cuenta que de entre sus compañeros y compañeras, una está de baja y otro tiene problemas en la piel y el pelo, según parece, en ambos casos, por aguantar a la loca de su jefa. Y me lo cuenta resignada, como quien tiene la experiencia de que cosas así ya ocurrieron en su trabajo antes y seguirán haciéndolo; antes, cuando todavía se hablaba del acoso en el trabajo y se escribían libros, pues desde hace un tiempo ya ni se menciona.

¿Cómo interpretamos estas anécdotas? Puede ser que exista un sesgo en quien las escucha -yo- que sólo busco quedarme con las cosas malas, y que resulte que por cada una de estas me hubieran contado cinco de trabajos ideales en los que reinara la inteligencia, la paz y la felicidad y hubiera decidido obviarlos. Puede ser también que la gente, para hablar, elige sólo lo malo que les pasa y sobre lo bueno no te cuentan para no generar envida. Tal vez la explicación esté en alguna característica sociológica, que soy más cercano a una generación de edad con estudios universitarios sobre el sacrificio de sus familias (pues pensaron que sus hijos, gracias a la educación, vivirían mejor que ellos) que resulta que tiene mala suerte y lo peor del marcado laboral se concentra en nosotros y nosotras, viviendo el resto otra realidad mucho mejor. Tal vez, como se está poniendo de moda, en pueblos, ciudades pequeñas y el campo, sean felices y cosas tales sólo pasen a los que viven en las grandes urbes.

No descartando ninguna de las anteriores, cabe también pensar que las relaciones laborales han explotado y que el abuso ya no tiene frenos. La crítica al sindicalismo que era tan pareja a la crítica al funcionariado en este país, tuvo la gran suerte de, además, coincidir por el camino con la gran crisis. O quizás en la gran crisis tuvieron que ver mucho los mismos que piensan así. El caso es que ya no queda casi nada de ese mundo y ahora es el Gobierno el que tiene que pedir una subida de sueldos, como si sólo eso fuera la solución, pero no deja de ser gracioso; si prefieres reír en vez de llorar.

Puede ser que el empresariado y sus jefes que no son más que trabajadores auto engañados, vean que ya no tienen por qué frenar en su presión para lograr más horas por menos dinero. Seguro que ríen al escuchar al Gobierno hablar de pagar más, cuando no les hace falta, el mercado y su ley de la oferta y la demanda no obliga -piensan-. No es necesario contratar si pueden presionar para que se trabaje más. Si encima asumiéramos la hipótesis de Rajoy, el problema ya no es el dinero, hay de sobra y, lo mejor, las expectativas son buenas ¿cómo lo explicamos entonces?. La conciliación, las medidas sociales para mejorar el bienestar de empleados y empleadas… seguro que se tronchan al oír hablar de esto. Les basta con seguir defendiendo el otro gran hilo argumental -junto a sindicatos y funcionarios malos y vagos-, que no es otro que la gente no quiere trabajar. Así tampoco les es necesario la autocrítica, ni pensar en formas de organización mejores dado que las decimonónicas funcionan hoy casi mejor que entonces.

El dinero puede empezar a fluir, es posible conceder que en esto pueda tener un poco de razón Rajoy (no discutamos por ello), pero la cultura laboral ha retrocedido a la época poco posterior al esclavismo. Y la señora Presidenta de la Comunidad de Madrid, con su idea de las vacaciones, es sólo un ejemplo más. Puede estar bien para ella hablar de no cogerse vacaciones, pero para personas que trabajan 10 horas (más otras dos para ir y volver de casa) por menos de 1.000 euros brutos, si además les quitas las vacaciones y tienen miedo a pedir un día para abrir su casa y que llegue el agua caliente, pues no es lo mismo. Por lo menos necesitan que sus vacaciones puedan pedirlas coincidiendo con las obras ¿no? para no perder días. Y ya que estamos, aprovechar las mismas para arreglar papeles e ir al dentista, qué menos que poder elegir cuándo te coges las vacaciones. Por no mencionar las piruetas que es necesario hacer para encajar los horarios si tienes hijos pequeños, siendo la época veraniega ya la locura máxima. Lo que resulta complicado es entender que la gente todavía se anime a tener hijos, quizás lo del pan debajo del brazo esté marcado a fuego en nuestro ADN y alguien lo siga pensando.

Ante lo descrito seguro que estos días estivales nos encontramos todos y todas, como tontos del haba, diciendo la frase “pues la cosa estará fatal pero no veo mas que gente en la playa y en los bares”. Quien más y quien menos la pronunció también en los peores años de la crisis, como intentando justificar que -bueno- no todo el mundo estaba tan mal. Pero en el fondo, si lo pensamos, no es eso. No se trata de llegar a fin de mes y poder gastar algo si tienes vacaciones, que por otro lado no es poco. Hablamos de llegar a Marte en pocos años, de innovación tecnológica sin fin, de coches eléctricos en nuestras ciudades, por ejemplo, y pensamos que todo esto se puede construir sobre la base de unas relaciones laborales podridas, caducas, abusonas con los trabajadores y trabajadoras… pues lamento decir que esto no ocurrirá, no se entrará en modernidad alguna mientras no solucionemos algo tan básico como la forma de relacionarnos con el trabajo, con inteligencia, no recurriendo a la fuerza. La tensión seguirá creciendo lo haga o no la economía, es lo que nos enseña la historia y en este país o lo que sea, costará vanagloriarse de estar entre los “grandes” del mundo.

Please like & share:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *