Vagón de silencio

Tomé un AVE Madrid-Alicante en el vagón de silencio. Un tipo, con el móvil sin bajar el volumen, cogió la llamada y estuvo 10 minutos hablando desde su asiento. La conservación fue intrascendente -ya lo anticipo- en unos 30 segundos se podría haber finiquitado. Esto no es la primer vez que lo vivo, incluso podría añadir que me pasa en cada viaje en ese tipo de vagón; alguien coge una llamada o lo que es peor, llama y tiene una conversación con el otro lado de la linea y con todo el resto de personas que acompañan, porque -supongo­ ya que hablas que no sea bajito y pueda escucharte el resto. Otro tipo se puso vídeos de fitness en inglés y sin cascos hasta que su compañera de asiento, muy hábilmente, le dijo que si quería los que Renfe entrega con el precio del billete y ella cogió para si. La pobre mujer se ve que quería estudiar algo y por eso eligió la plaza, buscando poder concentrarse. Aun así, el prenda, pasado el rato, cogió su teléfono y llamó a alguien.

¿De dónde salen estos tarados? ¿Cómo es posible que no sepan interpretar bien todos los signos y símbolos que tienen a su alcance señalando que la gente que va en ese vagón prefiere un rato de silencio? ¿Deberíamos ser generosos e ir caso por caso, estudiando las circunstancias o concluir que simplemente hay gente que es imbécil y ya está, así es la vida? A fin de cuentas, no es algo tan grave, es cierto que nadie muere de eso.

Muchas veces no somos capaces de leer bien los signos. Eso les paso a todos aquellos que defendieron, según se iban produciendo atentados en otros países europeos, que en España estábamos mejor preparados. A veces llegaron incluso a justificarlo diciendo que, por la trayectoria con el terrorismo de ETA, teníamos una experiencia que otros lugares no. Son los mismos que ahora, por responsabilidad periodística -dicen- critican todos los errores que han podido cometer las Fuerzas de Seguridad.

El primer error es pensar que el terrorismo se puede combatir sólo con la policía o el ejército. Los signos de ello sí que los tenemos en nuestra historia reciente. Otro signo lo podían haber encontrado en las detenciones que hasta la fecha se han practicado, en su número pero también en su forma, porque donde se corría para hablar de la detención, no tanto sobre los resultados de las investigaciones que, resulta, concluyeron dejando en libertad a muchas de esas personas acusadas. El incremento constante de la islamofobia también podría haber sido considerado un signo.

En estos días desde el atentando se puede ver muchas opiniones contrarias a que la integración o mejor la falta de la misma, sea un signo. Está bien, un indicador solo no puede explicar un comportamiento tan extremo y deleznable. La cuestión es que estas posiciones suelen confundir el orden de los términos. A veces piensan que la falta de integración produce pobreza, paro o malas notas, pero no es así, son más bien estos, signos de una integración deficiente. El matiz es importante, integración no deja de ser una construcción para el análisis y la discusión (poca discusión en los últimos años), pero nadie en su día a día piensa en términos de la misma; tienes trabajo o no, te relacionas normalmente o no, vives el futuro con esperanza o no… es lo que cada uno de nosotros sí experimentamos a diario.

Hay muchos factores que pueden influir en la construcción de la idea de integración, pero uno es el nivel de racismo en la sociedad de acogida o si queremos el grado de islamofobia en este caso. Como otras veces hemos dicho en estas líneas, la integración no sólo tiene en cuenta variables de la persona, todas ellas se producen en un contexto dado y la sociedad de acogida entra de lleno en el resultado de la misma, no está al margen mirando desde fuera tan sólo contando cuántas personas hay integradas o no. La integración es dinámica.

Y además están los símbolos. Igual que algunos compañeros de vagón se niegan a interpretar correctamente los que indican que se debe estar en silencio, es posible que a no pocos les pase igual con los relativos a la religión y la cultura; la propia y la extraña. Es necesaria una sensibilidad mediana y prestar atención a algo que no seas tu mismo y tus circunstancias, pues es fácil no ver o entender lo que tienes delante de las narices. Esto no se debe confundir con el buenismo acusador, la conclusión que se colige no es repartir mamandurrias, comprender e interpretar correctamente es simplemente lo inteligente y en el fondo la única solución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *