Archivo de la etiqueta: corrupción

¿Decadencia del conocimiento?

Lo de Cristina y su universidad es innombrable, no le demos más vueltas. Todo lo que ha venido detrás, con la aparición de otros casos -muchos- y lo que se ha escuchado de políticos y políticas y académicos ya habla de un sistema en decadencia.

Es comprensible una necesidad de conocimiento, a medida que te haces mayor y las preguntas aumentan, es casi humano. Puede ser esta una de las características de nuestro tiempo, en otros la idea del “sólo sé que no sé nada” estaba al alcance de muy pocos, hoy, cualquiera que envejece con un mínimo de sensibilidad puede añadir a la certeza de su muerte también esta otra; a medida que vives tienes más preguntas y menos certezas.

Lo que es menos comprensible es la acumulación de títulos, puesto que no siempre cubre esa necesidad. El Máster de Cristina seguro que no y no sólo porque no lo cursara, aun habiéndolo hecho no se sabe muy bien qué conocimiento esperaba obtener. El título en cuestión es “Derecho público autonómico” que se menciona poco con los millones de líneas escritas sobre el tema. Si nos dicen que lo que pretendía estudiar era algo relacionado con la física cuántica, por ejemplo, probablemente no estaríamos hoy hablando de todo esto. En cambio, alguien siempre mal pensado podría decir que no tiene sentido que un personaje con tanta responsabilidad pierda el tiempo con materias a las que se les puede sacar poco provecho para sus tareas y nos referimos a la cuántica no tanto al derecho, por si hubiera alguna duda. Pero aquí esa crítica estaría equivocada.

En principio, la labor de un político no es medrar, ni repartir prebendas, queramos o no ni son tareas tan complicadas ni hace falta estudiar para eso. Pero sí podríamos decir que una parte de su labor es pensar y no tanto correr de evento en evento conociendo gente. Si en parte te dedicas ya al derecho público autonómico, desde luego un tiempo de tu día volcado sobre la física cuántica seguro que redunda en beneficio del pensamiento, de las ideas y, cabe que incluso en tu labor. Si resulta que ya estudiaste física cuántica quizás puedes hacerlo en el sentido contrario. Lo importante debería ser estimular el cerebro y la creatividad. Pero no, y ya nos da rabia volver sobre este tema años después, es el nuestro un país con una distancia jerárquica muy alta. El político o la política, el académico o el empresario o la empresaria, buscan reconocimiento social en otras esferas diferentes de a las que se dedican y casi siempre más dinero.

Pretenden luego hacernos creer muchas cosas. Que la empresa es la que innova y que con sus métodos de gestión se puede mejorar la política. Que la política se puede reducir a las leyes y a hacerlas cumplir. Que la universidad debe aportar trabajadores cualificados a la empresa. Que la universidad es cuestión de obtener un título y que basta con poder pagarlo. Que para dimitir has tenido que ser sentenciado. Y claro, que la mentira es cuestión de puntos de vista. Por supuesto, y que la tierra gira alrededor de los malos políticos y que con esta universidad avanzaremos como sociedad y dejarán de colarnos malos políticos sus ideas y formas de comportarse.

Please like & share: