Organizaciones y máquinas

En el libro de James Gleick “La información”, se puede encontrar, entre otras muchas cosas, la historia de Charles Babbage. En 1810 ingresó en el Trinity College de Cambridge. Allí las matemáticas llevaban un siglo estancadas porque todo lo que Newton impulsó se había convertido en una pesada losa. Sus métodos y formulaciones de cálculo estuvieron bien mientras él los usó, pero eran una frustración para cualquier estudiante y aun así, los profesores consideraban cualquier innovación como una traición a su memoria. En cualquier organización existe un lenguaje propio, un sistema de símbolos que determina los límites de la misma,

Sigue leyendo